Reclamación deuda

ACTIO ASESORÍA JURÍDICA está especializada en la recuperación integral de deuda, tanto de PYMES, particulares, Autónomos, Comunidades de Vecinos,…

Nuestro compromiso se centra en mejorar la rentabilidad de nuestros clientes ofreciéndoles una gestión personalizada de la deuda.

ACTIO ASESORÍA JURÍDICA otorga a sus clientes una vía de recobro legal que logrará proveerle de una solución para la recuperación de su deuda, mejorando la productividad de su empresa disminuyendo el volumen de su morosidad.

Para reclamar su deuda pondremos en marcha dos vías.

En primer lugar actuaremos a través de la vía amistosa o gestión extrajudicial. ACTIO ASESORÍA JURÍDICA se pondrá en contacto con el deudor con el fin de informarle de la existencia de su deuda pendiente con nuestro cliente, la cual deberá pagar en un plazo acordado.

Si esto no sucediera, ACTIO ASESORÍA JURÍDICA automáticamente interpondrá la correspondiente demanda con lo que dará comienzo la vía judicial. Esta segunda vía está regulada legalmente por el proceso monitorio.

Gestión Extrajudicial

Desde el momento en que recibamos la documentación necesaria que acredite la existencia de la deuda, ACTIO ASESORÍA JURÍDICA activará todos los mecanismos de reclamación extrajudicial para obtener el cobro de la misma sin necesidad de acudir a la vía judicial.

  • Estudio de antecedentes y viabilidad de la deuda.
  • Análisis de solvencia.
  • Gestión Telefónica: el abogado se pondrá directamente en contacto con el deudor, comunicándole la existencia de la deuda y las acciones judiciales que se pretenden iniciar con el fin de evitar males mayores.
  • Envío de burofax : remitimos a través de esta vía requerimiento de pago al deudor.

En caso de negativa al pago por parte del deudor, incumplimiento del plazo previsto para el abono de la cuantía reclamada o que no se tengan noticias suyas, ACTIO ASESORÍA JURÍDICA automáticamente interpondrá la demanda correspondiente iniciando así la vía judicial. Dicha gestión judicial se complementará con gestión extrajudicial , ya que consideramos que con la demanda en poder del deudor, las posibilidades de recobro amistoso aumentan exponencialmente, evitando así, que la recuperación de la deuda se dilate en el tiempo y genere gastos judiciales innecesarios.

Gestión Judicial

En primer lugar el cliente deberá aportarnos toda la documentación que acredite la existencia de la deuda, con dicha documentación se preparará y presentará la demanda en el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del deudor y una vez admitida a trámite, será dicho Juzgado el que se encargue de requerir la presencia de éste en un plazo de 20 días. Cuando esto sucede se pueden dar tres casos:

  • El deudor paga. Cuando el deudor es requerido por el juez, suele darse la circunstancia de que si éste es consciente de la existencia de la deuda, abone la misma para evitar consecuencias legales de mayor envergadura.
  • El deudor no comparece. Esto quiere decir que una vez requerido, si éste no dice nada ni se pronuncia al respecto en los 20 días de plazo, el Juzgado le hará entrega a nuestro cliente de un poder de embargo y ejecución de bienes a través del cual usted podrá ejercer una mayor presión en el cobro de su deuda y si así lo desea, iniciar el proceso de embargo de bienes contra su deudor.
  • Deudor se opone. Si el deudor en el plazo de veinte días otorgados por el juez presenta escrito de oposición a la demanda elaborada por ACTIO ASESORÍA JURÍDICA, el procedimiento desembocará en juicio.

Proceso Monitorio

El proceso monitorio es uno de los grandes éxitos de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se trata de un procedimiento ágil y rápido de reclamación de deuda dineraria; regulada en los arts. 812 a 818 de la citada Ley.

Artículo 812. Casos en que procede el proceso monitorio.

  1. Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando la deuda se acredite de alguna de las formas siguientes: Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica. Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquiera otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que aparezca existente entre acreedor y deudor.
  2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior y cuando se trate de deudas que reúnan los requisitos establecidos en dicho apartado, podrá también acudirse al proceso monitorio, para el pago de tales deudas, en los casos siguientes: Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera. Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.

El procedimiento monitorio se inicia mediante la demanda que ACTIO ASESORÍA JURÍDICA interpondrá y que combinaremos con la gestión extrajudicial, aumentando así nuestras posibilidades de llegar a un acuerdo.

Una vez presentada la demanda en el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del deudor será el juez quien se encargue de requerir a dicho deudor.

Ante una petición de juicio monitorio, si el Juez aprecia que existen pruebas suficientes que acrediten la deuda reclamada, será él mismo quien requerirá al demandado para que en el plazo de veinte días comparezca para pagar la suma reclamada o, en su caso, presentar escrito de oposición en el que deberá alegar las razones por las que entiende que no procede el pago de la deuda que se le reclama.

Juicio Cambiario

El juicio cambiario es la vía procesal prevista para defender los créditos que constan en letras de cambios, cheques y pagarés; regulado en los arts. 819 a 827 de la Ley de Enjuiciamiento Civil:

Artículo 819. Casos en que procede.

Sólo procederá el juicio cambiario si, al incoarlo, se presenta letra de cambio, cheque o pagaré que reúnan los requisitos previstos en la Ley cambiaria y del cheque.

El Juicio Cambiario resulta adecuado y eficaz cuando la deuda se encuentre documentada a través de letras de cambio, cheques y pagarés, ya que permite una reclamación rápida, obligando al deudor a oponerse en un plazo de 10 días ante la amenaza de la ejecución que de lugar al embargo de sus bienes.

Este procedimiento ofrece una solución eficaz agilizando el cobro de este tipo de créditos cambiarios, ya que la propia Ley establece un embargo preventivo de los bienes del deudor, desde el mismo momento que se presenta la demanda, como medida cautelar para asegurar el pago.