El Divorcio

El divorcio es, junto con la muerte y la declaración de fallecimiento, una de las causas de disolución del vínculo matrimonial, es decir, se da por roto la unión entre los cónyuges del matrimonio legalmente celebrado.

Para poder divorciarse en España no es necesario fundamentar la decisión de ruptura en causa alguna, basta con que haya transcurrido un mínimo de tres meses desde la celebración del matrimonio. 

Asimismo, para deshacer el vínculo matrimonial es necesario que se haga con intervención judicial o en otras ocasiones puede realizarse ante notario.

Habría que añadir que, tras la reforma de la Ley de divorcio en España, existe la opción de la Separación, siendo posible disolver el matrimonio directamente. La separación debe ser a petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro, siempre que haya transcurrido el primer año de matrimonio. No es preciso acceder primero a la separación para solicitar seguidamente el divorcio. 

En cuanto a la solicitud de Divorcio, esta puede realizarse por ambos o uno solo de los cónyuges, siempre con el consentimiento del otro, en este caso, estaríamos frente a un divorcio de mutuo acuerdo. 

En cambio, si es solicitado por uno solo de los cónyuges, de manera unilateral, estaríamos frente a un divorcio contencioso.

Teniendo el impacto personal y familiar que conlleva un procedimiento de divorcio, es necesario, antes de actuar, que obtenga asistencia de un abogado con la adecuada preparación y experiencia.

¿En qué consiste la separación y cuales son sus efectos?

Hoy en día hay muchas parejas que no conocen o no saben de la diferencia que hay entre la separación y el divorcio, esto es importante a la hora de tomar una decisión y poder saber que opción os conviene más a cada uno.

En relación a la separación legal, se produce cuando los cónyuges deciden romper la relación sentimental pero no quieren disolver el matrimonio, bien porque necesitan tiempo para reflexionar, bien sea por otros motivos. 

Los efectos legales que produce esta separación de hechos son varios como son:

  • El fin de la convivencia con la pareja.
  • En el supuesto de que fallezca unos de los cónyuges estando separados legalmente, el cónyuge supérstite tiene derecho a una pensión de viudedad. En cambio, no podrán heredar en el caso de que no exista un testamento ni tampoco tendrá derecho a la legítima. 
  • Los cónyuges no podrán contraer matrimonio de nuevo mientras esté separado legalmente. 
  • En el supuesto de que haya hijos dentro del matrimonio tendrán los mismos derechos que frente a un divorcio, es decir, se puede llegar a una custodia compartida o uno la custodia y el otro tendrá derecho de visitas. 

Para que la separación tenga efectos legales debe ser declarada mediante sentencia judicial.

Clases de divorcios: divorcio de mutuo acuerdo y divorcio contencioso

Como ya hemos mencionado anteriormente, en España el divorcio se puede plantar de varias formas. Una de ellas es de mutuo acuerdo, es decir, ambos cónyuges están de acuerdo o uno de ellos tiene el consentimiento del otro. O de manera contenciosa, es decir, uno de los cónyuges toma la decisión unilateralmente.

Divorcio de Mutuo Acuerdo 

Lo importante de este tipo de divorcios es que ambos cónyuges estén de acuerdo con deshacer el matrimonio una vez transcurridos los tres meses. 

Una vez estén de acuerdo en la decisión tomada, debe solicitarse al Juez mediante una Demanda de Divorcio, esto es un escrito dirigido al Juzgado en la que se solicita la ruptura del vínculo matrimonial junto con la propuesta del convenio regulador, que es donde se plasman los pactos llegados entre ambos cónyuges respecto a la guarda y custodia de los hijos, régimen de visitas, uso de la vivienda, entre otras, que es también de obligada presentación.  

El procedimiento del divorcio de mutuo acuerdo, es necesario que se llegue a un acuerdo con la pareja con la ayuda de abogados o mediadores, para decidir los aspectos del divorcio como puede ser la custodia, régimen de visitas, pensión de alimentos, pensión compensatoria o la disolución del régimen económico matrimonial.

Una vez llegados a un acuerdo, el abogado que os asesore presentará ante el Juzgado una demanda de divorcio firmada por ambos cónyuges. Esta demanda deberá acompañarse por una serie de documentos exigidos por ley y que más adelante detallaremos. 

Es obligatorio que la pareja esté asistida por Abogado y Procurador, pudiendo ser el mismo para ambos.

Una vez que esté presentada la Demanda, el Juzgado dará cita a los cónyuges para que ratifiquen su deseo de divorciarse y dar la conformidad en relación al Convenio regulador. 

El Juez de igual modo revisará si el Convenio propuesto por las partes es ajustado a derecho, es decir, si no es dañoso para los hijos o grave de manera perjudicial a uno de los cónyuges. 

En el supuesto de que haya hijos menores de edad, debe estar presente el Ministerio Fiscal, que es el encargado de velar por los intereses del menor, este recabará un informe que deberá ser entregado al Juez para su evaluación.

En el caso de que todo este conforme a derecho y el Juez de su visto bueno, dictará sentencia concediendo el divorcio y produciendo así, desde ese momento, todos sus efectos legales.

Aunque sea un momento difícil para ambos cónyuges y sobre todo a la hora de tomar ciertas decisiones, siempre es aconsejable llegar a un acuerdo para así evitar alargar la situación en el tiempo, los costes que supone y los inconvenientes que puede acarrear llegar a un divorcio contencioso.

Divorcio Contencioso

Una vez transcurrido los tres meses desde la celebración del matrimonio, la pareja presentará la demanda junto con determinadas medidas o efectos del divorcio al Juez en relación a los aspectos mencionados en el apartado anterior, para que se pronuncie sobre su conformidad. 

El procedimiento en el supuesto del divorcio contencioso consiste en la presentación de la demanda de divorcio por uno de los cónyuges, el procedimiento que se seguirá es el llamado Juicio Verbal.

Una vez admitida la demanda, el Juez citará a las partes para la celebración de la vista que se deberá acudir obligatoriamente, acompañados ambos cónyuges con sus respectivos abogados y procuradores.

En el caso de que haya hijos menores dentro del matrimonio, deberá estar presente el Ministerio Fiscal, el cual recabará un informe que se dará traslado al juez. Una vez concluida la vista, el Juez dictará sentencia acordando o no el divorcio. 

En este caso, la pareja debe considerar que el procedimiento se alarga mucho más en el tiempo y esto afecta mucho anímicamente a la persona. Además, los gastos que conlleva este tipo de divorcio son mucho más elevados ya que cada cónyuge debe  tener su propio abogado y procurador, mientras que el divorcio de mutuo acuerdo, por lo general, lo lleva el mismo abogado.  

Divorcio ante Notaria

Con la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria es posible divorciarse de mutuo acuerdo en la Notaría, es decir, de esta forma los cónyuges podrán decidir si quieren tramitar su divorcio, siempre que sea de mutuo acuerdo, en la Notaría o bien en el Juzgado. Esta posibilidad de divorciarse ante notario requiere varios requisitos exigidos por ley, como son:

  • Que sea un divorcio de mutuo acuerdo
  • Que se lleve más de tres meses casados
  • Que no existan hijos menores de edad o con la capacidad modificada judicialmente
  • Que la mujer no se encuentre embarazada en el momento de instar el divorcio

En el supuesto de que haya hijos mayores de edad o emancipados, deben prestar el consentimiento respecto a las medidas que les afecten por carácter de propios ingresos y convivir en el domicilio familiar (artículo 82 del CC). Este consentimiento debe ser prestado en el momento de otorgar escritura, bien estando presentes ellos mismo o a través de apoderados.

El procedimiento de divorcio ante notaría consiste en prestar la voluntad de la pareja en divorciarse, incorporando una declaración donde conste esta afirmación junto con el Convenio regulador.  

Una vez firmada la escritura, el Notario la envía el Registro Civil para su inscripción, aunque el divorcio surte efectos entre los cónyuges desde el momento en que se firma la escritura y frente a terceros cuando se inscribe en el Registro. 

En esta modalidad también es necesaria la presencia de un abogado para prestar asesoramiento legal necesario y redactar el Convenio Regulador preceptivo.

Las ventajas de divorciarse ante notario es que es un trámite más sencillo y ágil que el divorcio de mutuo acuerdo ante los juzgados.

Documentación necesaria

La documentación que se debe aportar dependerá del tipo de divorcio por el que se opte. En todo caso será necesario presentar:

  • Certificado de matrimonio
  • Certificado de nacimiento de cada hijo en el caso de que los hubiese
  • Poder notarial o apoderamiento apud acta 
  • Original del Convenio Regulador 
  • La demanda
  • Algunos juzgados exigen el Certificado de empadronamiento o residencia acreditativa del domicilio de los cónyuges 

¿Qué es el convenio regulador?

El convenio regulador, es un acuerdo entre los cónyuges en el que tras poner fin al matrimonio regulan las consecuencias jurídicas del mismo. 

Las normas civiles obligan a realizar el convenio regulador aunque es verdad que permiten bastante autonomía a las partes para regular las relaciones tras la nueva situación, y es por ello que pueden pactar la mayoría de las cuestiones como las siguientes:

  • El cuidado de los hijos, régimen de visitas y comunicación, la estancia de los hijos con los progenitores.
  • La atribución del uso de la vivienda familiar y su ajuar
  • La contribución de las cargas del matrimonio y alimentos 
  • La liquidación del régimen económico matrimonial cuando proceda
  • La pensión compensatoria  en el supuesto de que haya un desequilibrio económico que se deriva, entre otros.

Este convenio regulador será revisado por el Juez, y una vez que haya comprobado su legalidad, solo será vinculante si el Juez, mediante sentencia, dicta conformidad al mismo. De lo contrario, el Juez suplirá las carencias del convenio presentado por los cónyuges, tras ofrecerles la posibilidad de cambiarlo o modificarlo.

El convenio regulador, o las medidas adoptadas podrán ser modificados judicialmente con posterioridad si cambian las circunstancias que fueron determinantes para su adopción, como puede suceder en el supuesto de que cuando se realizó el convenio regulador tuvieras un trabajo y con el tiempo lo pierdes o tengas que cambiar y se reduzcan tus ingresos o en el caso de que quieras solicitar la custodia de tus hijos o una custodia compartida, para ello debe cumplir con unos requisitos específicos como son:

  • Que las circunstancias hayan cambiado desde un punto de vista objetivo desde que se dictó sentencia.
  • Que dichas circunstancias tengan una entidad suficiente.
  • El cambio debe de permanecer en el tiempo. 
  • Que sea un cambio involuntario.

El procedimiento de las modificaciones de las medidas es el mismo que el seguido por el procedimiento de divorcio, es decir, debe presentarse mediante demanda y probar en ella que se cumplen los anteriores requisitos. Estas modificaciones siempre tienen que ser aprobadas por un Juez. 

¿Qué es la liquidación del régimen económico matrimonial?

Una vez se tenga sentencia firme de divorcio, separación o nulidad matrimonial es cuando se produce la disolución del régimen económico matrimonial y una vez que se disuelve se procede a su liquidación, es decir, se realiza un inventario de los bienes y deudas (el activo y el pasivo) que tenga el matrimonio y posteriormente se procede a su liquidación o reparto de estos bienes y deudas salvo en el régimen de separación de bienes.

Esta liquidación podrá realizarse mediante bien de mutuo acuerdo entre la pareja que se presente incluyéndolo en el convenio regulador que se presenta junto con la demanda. O bien, la pareja acuda al notario para proceder a la liquidación de la sociedad y por tanto, ya quedaría fuera del procedimiento de divorcio.

En el supuesto que la pareja no llegue a un acuerdo, se podrá liquidar mediante un procedimiento judicial que se podrá realizar de manera simultánea al de divorcio o bien posteriormente. 

Una vez haya sentencia firme, deberá inscribirse en el Registro Civil y es entonces que cada cónyuge adquiere la propiedad y la posesión de los bienes que se le hayan otorgado. 

Aspectos que tener en cuenta cuando se tienen hijos 

Familia en proceso de separación

Sea cual sea la forma que optan los cónyuges a la hora de divorciarse, si se tiene hijos siempre tienen que pensar en ellos y considerar varios aspectos, como:

  • Patria potestad: corresponde a ambos progenitores y conjuntamente se deberán tomar las decisiones a lo largo de la vida de los niños como puede ser el colegio al que irán, clases particulares etc.
  • Guarda y Custodia: en este caso puede corresponder a uno o a ambos, conocida como custodia compartida, para ello el juez debe ver que ambos progenitores tienen una buena relación y que vivan relativamente cerca para que sea posible dicha custodia. 
  • Pensión de alimentos: se entiende por pensión de alimentos todo lo que es indispensable para el sustento de los niños. La pensión de alimentos comprende alimentos, educación, gastos de ropa y calzado, medicinas etc. Consiste en una cantidad mensual que dependerá del nivel de ingresos de quien tenga que aportarlo y se irá actualizando según el IPC.
  • Gastos extraordinarios: estos gastos son los relacionados con algún tratamiento que tenga el hijo por problemas de salud o como puede ser bucal, estos gastos son compartidos por ambos progenitores a partes iguales o en proporción de sus ingresos.
  • Régimen de visitas: una vez este asignada la guarda y custodia de los hijos, al progenitor que no se le haya otorgado la misma tiene derecho a un periodo de visitas y comunicación con sus hijos. La forma, tiempo y duración de dichas visitas y comunicación es aconsejable que se establezca en interés del niño y esclarecerlo en el Convenio Regulador, como también establecer el periodo de vacaciones del niño y un periodo de preaviso para ambos progenitores.
  • Uso de la vivienda: siempre corresponderá a los hijos y, por tanto, al progenitor que tenga la custodia. Las decisiones tomadas por ambos padres debe ser supervisadas por el Ministerio Fiscal y por el Juez que velarán siempre por el interés del menor. 

La pensión compensatoria 

Esta pensión compensatoria se establece para reparar un desequilibrio económico entre ambos cónyuges, como por ejemplo la dedicación de uno de ellos al cuidado del hogar y de la familia o la colaboración en actividades empresariales del cónyuge.

Esta cuantía deberá ser fijada siempre por un Juez dependiendo siempre de los ingresos de la parte que deba satisfacerlo y su vigencia dependerá de los años de convivencia y dedicación teniendo en cuenta también los recursos económicos propios del perjudicado.

Al igual que el convenio regulador puede ser modificado, la pensión compensatoria también puede ser modificada judicialmente en los casos de mejora de la situación económica del cónyuge que estaba en desequilibrio o cuando la circunstancia económicas de quien paga dicha pensión empeoran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *